Carta a doña Patricia de Arzú


Doña Patricia,

El día de hoy, los diarios nos informaban a todos los guatemaltecos de su aceptación de la nominación por parte del Partido Unionista a ser la candidata presidencial por este partido en compañía de Álvaro Rodas como su compañero de fórmula.

Los diarios destacan en todas sus notas su apelación a Dios como fuente de inspiración y motivación principal para aceptar tan difícil reto en situaciones y circunstancias tan difíciles y complejas en dónde todo está en tela de duda, los niveles de confianza de la población en los aspirantes a tan importantes cargos están tan bajos y sobre todo, en un contexto en dónde tenemos una iglesia en Guatemala tan debilitada, irrelevante e intrascendente.

El Periódico destaca:

“Señal de Dios”

La esposa del Alcalde Capitalino profesa la religión evangélica y, en octubre de 2010 cuando comenzaron a circular los rumores sobre su posible candidatura, respondió que estaba esperando una señal de Dios. Ayer, al igual que en otras ocasiones, hizo numerosas referencias a su fe y dijo que era una mujer que había dedicado su vida al servicio de Dios y de los demás.

En Siglo XXI leemos:

Con ayuda divina

De Arzú aseguró durante su discurso que de ganar la Presidencia de la República no sería ella la que resuelva los problemas del país, sino que será Dios el que hará la obra.

“Ya no aguantamos más desangramiento, pero no podemos estar así porque a Dios no le agrada esto. Él está triste también y por eso me ha mandado hoy a mí a decirles que Él va a gobernar Guatemala”, enfatizó ante los simpatizantes del partido que se hicieron presentes.

La candidata del unionismo a la Presidencia insistió en que hay “tantas cosas que nos preocupan; que si no tenemos vivienda… pues miren, todo eso se va a solucionar porque Él (Dios) es dueño de todo el oro, la plata, Él mueve los corazones; entonces, cuál es nuestra preocupación si Él nos va a gobernar”.

La esposa del Alcalde capitalino prosiguió:  “Va a reinar, Él va a gobernar, Él va a decir cuál es la estrategia para erradicar todos nuestros dolores”, y añadió que ella además de regalar “gorritas, playeras y banderitas” entregaría “marquitos con los Diez Mandamientos”. 

En Prensa Libre leemos:

Por su parte, Paty de Arzú, quien dio un discurso con temática religiosa, habló sobre el servicio hacia Dios y contó una historia muy dura de su vida, cuando le tocó quedar viuda.

La versión impresa del matutino también destaca su énfasis en que “Dios va a gobernar” Guatemala al ganar usted la elección y que se iba a eliminar la pobreza y demás “dolores” de Guatemala.  Cito:

El es quien va a gobernar Guatemala, y yo voy a ser su siervo útil, para que no haya más pobreza ni desempleo. (Prensa Libre 1-5-2011, página 6)

Debo admitir, doña Patricia, que su discurso me preocupó un poco.  No dudo en lo absoluto la sinceridad de su fe, su profunda confianza en el Señor (algo que nos une) y lo genuino de su deseo y anhelo de seguir sirviendo a su país al máximo de sus ya probadas capacidades.  No es tampoco una crítica para alguien que con valentía y claridad no ha renegado jamás de su fe y está consciente de que porque la política es una cuestión “pública”, es necesaria una profunda convicción personal de aquello que nos mueve y llevarlo al frente como estandarte y parte integral de quién usted es y de lo que podríamos esperar de usted en el ejercicio de las funciones a las que aspira.  Por esto, la admiro, aplaudo y respeto.

¿Qué es lo que me preocupa entonces?

  1. Doña Patricia, con todo respeto, no depende de que usted esté en el gobierno para garantizar el gobierno de Dios sobre Guatemala. Él YA está gobernando Guatemala.  Dios es soberano, omnipotente, omnisciente y omnipresente.  Él es el dueño de toda la historia y la historia nuestra, aquí en Guatemala, no le es ni ajena ni le sorprende. Nada escapa Su Voluntad. (Daniel 4:35, Salmo 33:8, Isaías 14:27, etc.) En ese sentido, doña Patricia, guarde su corazón del falso mesianismo que rodea el ambiente electoral y mantenga su mirada siempre en la Gloria de Dios, anclada en el Evangelio y guiada por el Espíritu Santo para tomar buenas decisiones y trabajar con excelencia su plataforma electoral.  Sólo Jesús puede salvar a Guatemala y a veces los tiempos difíciles como estos son los que necesitamos para regresar a Él y dejar de un lado los ídolos y el pecado que nos acechan (Romanos 5:1-8, Hebreos 12:1-3).  Nuestra motivación ante la autoridad y gobierno terrenales siempre deberá ser de sujeción a la ley y practicar siempre el bien sirviendo a otros (1 Pedro 2:13-17), en esto, tendrá siempre nuestro apoyo.
  2. Doña Patricia, su mensaje me preocupa porque evidencia la irrelevancia e intrascendencia de la Iglesia en Guatemala.  Usted se ha levantado con valentía a llevar una carga que no le corresponde.  Le corresponde a la Iglesia el auxilio de la viuda, del pobre y del huérfano.  Su mensaje debe ser un fuerte llamado de atención de una Iglesia que hoy espero no se esconda detrás de usted o la halague con falsas profecías que desvíen su mirada de Dios y la enfoquen en esa tentadora fruta del poder.  Doña Patricia, por favor, no se convierta usted en la “candidata evangélica” ni se deje seducir por el lobby de la Alianza Evangélica.  Manténgase firme en al profesión de su fe, confié en el Señor Jesús y encuentre allí su Tesoro y deposite en Él su esperanza para su vida, su familia y su nación.

Será una campaña difícil, desgastante y dónde seguramente se verá atacada por muchos.  La dejo con este mensaje de John Piper, mensaje en el que comentaba ante la elección de 2008 en Estados Unidos, dónde debe estar anclada nuestra fe.  La exhorto a usted a hacer lo mismo.  El Señor le bendiga, guarde y guíe en esta aventura.  Que Su Voluntad se haga siempre.

Anuncios

Acerca de Juan Callejas

Born September 22, 1976 in Guatemala City, Guatemala. Father to two beautiful daughters. MBA Regent University, 2002 Licenciatura en Economía UFM, 1999 Colegio Americano de Guatemala, 1994 CSD Municipal

Publicado el mayo 1, 2011 en Búsqueda Continua, Biblia, Cultura e Iglesia, Guatemala, Guatemala e Iglesia, Iglesia, Noticias y política, Organizaciones, País, Reflexiones, Teología y etiquetado en , , , . Guarda el enlace permanente. 1 comentario.

  1. Fernando Avila

    Lastimosamente el estandarte de la fe tiene mucho peso en un pueblo que es incapaz de diferenciar entre un ideal y una propuesta política. No dudo de la buena fe y excelente motivación de la Sra. de Arzú, pero los medios que está utilizando (o para ser puntual, sus directores de campaña) son de muy mal gusto.
    Descontextualizar mandamientos y principios que fueron en un principio diseñados para una cultura me parece irresponsable además de iluso. Los principios de fe, debieran ir más allá que un simple modo de gobierno o propuesta de vida ciudadana, dado que estos debieran permear la vida de toda persona creyente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: