Archivo de la categoría: Iglesia

¿Podemos mostrarle que Su sacrificio valió la pena?


Acabo de leer la prédica titulada “Su Sacrificio me salvó” del pastor Hugo López y de verdad me preocupa mucho. Es una prédica dada en el contexto de Semana Santa, predicado justamente este pasado domingo 9 de abril, 2012 (Domingo de Resurrección). Reconozco, y creo que es algo importante, que es muy bueno que en las distintas congregaciones evangélicas de Guatemala estemos retomando el tema de la Vida, Muerte y Resurrección de Jesús como tema central y recordar que es por esto que tenemos vida y la razón por la que nos llamamos cristianos. Reconozco y valoro el esfuerzo del pastor López en enseñar sobre este tema.

Sin embargo, proclamar el Evangelio, recordar el Evangelio (1 Corintios 15) debe hacerse dentro del contexto de la ortodoxia cristiana y bíblica. Y la tesis central de la prédica del pastor López se escapa de esto al pedirle a su congregación que le “demuestre” a Jesús que Su Vida, Muerte y Resurrección “valió la pena” en función a su desempeño como cristianos. Esto, lamentablemente, no es bíblico, es lo que hoy conocemos como el Deísmo Moralista Terapéutico.

Lee el resto de esta entrada

Anuncios

De 6 Ciegos y un Elefante


De 6 Ciegos y un Elefante.

Sufrimiento y Comunidad: 2 experiencias que nos roba la Teología de la Prosperidad


3 Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, Padre de misericordias y Dios de toda consolación, 4 quien nos consuela en todas nuestras tribulaciones, para que también nosotros podamos consolar a los que están sufriendo, por medio de la consolación con que nosotros somos consolados por Dios. 5 Porque así como abundan en nosotros las aflicciones de Cristo, así también por el mismo Cristo abunda nuestra consolación. 6 Si nosotros sufrimos, es para que ustedes reciban consolación y salvación; si somos consolados, es para que ustedes reciban consuelo y puedan soportar como nosotros cuando pasen por los mismos sufrimientos. 7 Firme es nuestra esperanza respecto a ustedes, pues sabemos que así como participan en nuestras aflicciones, también participan en nuestra consolación. (2 Corintios 1:3-7 RVC) 

Este pasaje nos abre los ojos a dos misericordias y bendiciones que Dios nos da y a las que hoy, la Teología de la Prosperidad nos está aislando e insensibilizando: el sufrimiento y la comunidad….específicamente, el sufrimiento EN comunidad.

Pablo nos revela aquí dos aspectos importantes de su relación con la iglesia en Corinto: 1. su admisión de su sufrimiento personal que es consolado por Dios y 2. la bendición de poder compartir esa experiencia con su comunidad de fe (la iglesia corintia) para que a través de ese compartir, venga un consuelo comunitario que al final, glorifica a Dios. Lee el resto de esta entrada

Carta a doña Patricia de Arzú


Doña Patricia,

El día de hoy, los diarios nos informaban a todos los guatemaltecos de su aceptación de la nominación por parte del Partido Unionista a ser la candidata presidencial por este partido en compañía de Álvaro Rodas como su compañero de fórmula.

Los diarios destacan en todas sus notas su apelación a Dios como fuente de inspiración y motivación principal para aceptar tan difícil reto en situaciones y circunstancias tan difíciles y complejas en dónde todo está en tela de duda, los niveles de confianza de la población en los aspirantes a tan importantes cargos están tan bajos y sobre todo, en un contexto en dónde tenemos una iglesia en Guatemala tan debilitada, irrelevante e intrascendente.

Lee el resto de esta entrada

De por qué debemos deshacernos del mensaje de la supuesta prosperidad


El “evangelio de la prosperidad” no tiene en absoluto que ver con el Evangelio.  Mala teología con mala economía = frustración, pérdida de fe y pérdida de esperanza.  Prediquemos en Evangelio….eso es lo que el mundo y los cristianos necesitan.

¿Tienes miedo de sufrir? Sufrirás….¡para Su Gloria y tu gozo!


Este no es un mensaje popular.  Llevar nuestra Cruz y la carga ligera que Jesús nos ofrece no vende muchos libros, discos o llena estadios. Sin embargo, es el medio y camino precioso que Dios escogió para cada uno de nosotros, porque es el que El definió desde antes de la creación del mundo para nuestra salvación y reconciliación con Él a través de la vida, muerte y resurrección de Jesús.

Si queremos glorificar a Dios en nuestras vidas de verdad…¡pero de verdad!, aprendamos sobre el sufrimiento de una manera bíblica y honesta.

Hacia una vida cristiana más integral…


Uno de los problemas más grandes con el cristianismo evangélico contemporáneo es que ignoramos nuestra historia.  Seguimos una serie de prácticas, metodologías y liturgias por pura costumbre y sin realmente conocer o al menos hacernos la pregunta si la forma en que vivimos como cristianos y hacemos iglesia es bíblica o no. ¿Por qué tomamos jugo de uva? ¿Por qué hacemos “llamados” al altar? ¿Por qué algunos cristianos sirven más a los pobres que otros? ¿Por qué algunos enfatizan la experiencia sobre la razón y otros viceversa?

Recientemente, en el programa de “Misiones” de EPS (Escuela de la Palabra del Señor) de mi iglesia, Casa de Libertad, estudiamos juntos el libro “Ríos de Agua Viva” de Richard Foster.  Este libro nos abrió los ojos a varias realidades importantes.

La primera es que aprendimos juntos apreciar la complejidad y diversidad de la historia y experiencia cristiana a través de sus distintas tradiciones: Vida de Oración, Vida de Santidad, Carismática, Justicia Social, Evangelística y la tradición de la Encarnación.  Nos dimos cuenta que a lo largo de la historia, como cristianos hemos ido desarrollando hermosas tradiciones de fe que cuándo poco a poco vamos aprendiendo a vivirlas de manera integral, nos ayudan a vivir vidas cristianas más completas.

Otra cosa que aprendimos es que todas estas expresiones cristianas tiene representantes bíblicos, históricos y contemporáneos que nos acercan más a la posibilidad de vivir como cristianos integrales sin tener que llenar una especie de molde de super héroe cristiano que a veces nos imponen o nosotros mismos nos creamos.

Por último, aprendimos que la vida cristiana se construye de a poco, día a día, en medio de la normalidad.  Dios, en Su Gracia, nos permite conocerle cuándo vamos reconociendo esas evidencias de Su Gracia que nos presenta todos los días y que muchas veces damos por sentado.  Aprendemos a conocerle mientras aprendemos a vivir, sacando el máximo provecho de todos los medios a través de los cuales El ha escogido revelarse a nosotros, principalmente a través de la práctica de esas disciplinas espirituales de antaño que ya no practicamos: la lectura de la Palabra, la soledad, la meditación, el ayuno, la oración y la comunión los unos con los otros.

¡Recomiendo a todos leer este libro!

Diferentes puntos de vista…¿se complementan o se excluyen?


Es feo hacer comparaciones, más si son de forma. Esta no es una comparación de forma, es una oportunidad de que juntos examinemos CONTENIDOS y pidamos al Señor nos muestre qué camino es el bíblico, qué propuesta nos acerca a la Verdad del Evangelio y nos mueve hacia la transformación real y verdadera de nuestros corazones.

Este es un video del mensaje “Validación: Palabras de Honra y Gloria” dado por el pastor José Putzu en Casa de Dios.  El mensaje completo puede ser revisado aquí.

El otro mensaje fue dado por Paul Washer:

Ambos mensajes invitan a las preguntas:

  1. ¿Cuál es el propósito de nuestras vidas?
  2. ¿Cuál es el propósito de la Palabra de Dios en nuestras vidas?
  3. ¿Cuál es la fuente de nuestra identidad? ¿Qué implicaciones tiene esto?

Reflexionemos juntos y edifiquémonos juntos en la Palabra, con gracia, humildad y viendo hacia la esperanza del Evangelio como meta final.

A los jóvenes de Hechos 29


Gracias a los avances tecnológicos recibí la semana pasada una invitación para aceptar como “amigo” a Hechos 29 en Facebook y a unirme al respectivo grupo de Hechos 29 en el mismo sitio de “networking” social.

 

Tuve el verdadero privilegio de participar en congresos anteriores durante el tiempo que tocaba violín con Locos & Cuerdas y no puedo negar el impacto que estos congresos tienen en sus asistentes tanto por la excelencia con los que son organizados, como con la variedad de contenido que se ofrece a los congresistas.

 

El tema de este año es “Sueños y Metas” y por eso quiero, a través de esta carta, exhortar y motivar a todos los jóvenes de Guatemala y otros países que asistirán al congreso del 3 al 6 de diciembre.

 

Jóvenes, estamos en un tiempo en dónde necesitamos soñar más y más.  Necesitamos inspiración para participar del Reino de Dios al que hemos sido llamados a construir y proclamar.  Necesitamos atrevernos a soñar diferente de las generaciones antiguas y de las generaciones actuales.  Es tiempo de soñar con servir.

 

El mundo hoy nos rodea con ideales de prosperidad, riqueza, éxito y liderazgo.  Nos seducen con invitaciones al poder, a la influencia y a la afluencia como fin en sí mismos.  Hemos caído presas en nuestras iglesias del mismo mal.  Hemos sido seducidos a creer que a través del involucramiento en actividades y el liderazgo de grupos iremos subiendo la escalera corporativa del éxito cristiano.  Se nos ha invitado a ser líderes sin antes enseñarnos como servir.  Se nos invita al éxito y la prosperidad, sin enseñarnos a sufrir con dignidad, fortaleza y fe.  Se nos ha invitado a crecer, sin primero aprender a menguar.  El precio de la vida cristiana ahora se mide con el tamaño de nuestra ofrenda, y no con nuestras vidas ofrendadas al servicio de los demás.

 

Los reto entonces a soñar diferente.  A soñar con vivir el Evangelio con nuestra vida rendida ante la Cruz con Jesús como nuestro centro, foco y meta.  No usemos a Jesús como medio para alcanzar nuestra meta terrenal.  Sirvamos a nuestro hermano, al necesitado y al no creyente.  Atrevámonos a creer que el Evangelio, Su Palabra y Su Gracia son suficientes y no dependamos de modelos y escenarios.  Acerquémonos a los demás en dónde ellos están antes de llevarlos a dónde nosotros estamos.  Seamos humildes para escuchar a cada persona, de la misma forma que El nos salvó a cada uno de nosotros siendo como somos.  Demos no para tener más, sino para aprender a despojarnos de la tiranía de lo material.  Soñemos grandes sueños para nuestras vidas profesionales, pero no para ser líderes, sino porque a través de nuestra profesión es que podremos levantar al pobre y al necesitado de su situación.  Aprendamos a sufrir y del sufrimiento de otros, y démosle gracias a Dios porque a través de ese sufrimiento somos santificados.

 

Adelante entonces! A soñar y a trazarse metas que glorifiquen siempre y antes que nadie y únicamente el nombre de nuestro Señor!

Retos para los Emergentes Latinoamericanos


Últimamente he esatdo participando activamente en un foro de discusión sobre la Iglesia Emergente en Latinoamérica (es un grupo en Facebook ( http://www.facebook.com )llamado “Iglesia Emergente”).  Es un grupo interesantísimo en el que participan varias personas de todo el continente (principalmente de Chile, República Dominicana y su servidor de Guatemala) en el que discutimos varios temas importantes en la búsqueda contínua de traer mayor sentido a la tarea de “hacer iglesia” dentro del contexto Latinoamericano y la cultura “post-moderna” en la que vivimos.

Veo 2 retos principales: el primero tiene que ver con temas doctrinales centrales a la fe cristiana y el segundo tiene que ver con la aplicación de la fe, específicamente en el ámbito de la acción social y cómo se relaciona este entendimiento con ideas acerca del papel del Estado y la economía, por ejemplo. Lee el resto de esta entrada

A %d blogueros les gusta esto: