Archivo del sitio

Sufrimiento y Comunidad: 2 experiencias que nos roba la Teología de la Prosperidad


3 Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, Padre de misericordias y Dios de toda consolación, 4 quien nos consuela en todas nuestras tribulaciones, para que también nosotros podamos consolar a los que están sufriendo, por medio de la consolación con que nosotros somos consolados por Dios. 5 Porque así como abundan en nosotros las aflicciones de Cristo, así también por el mismo Cristo abunda nuestra consolación. 6 Si nosotros sufrimos, es para que ustedes reciban consolación y salvación; si somos consolados, es para que ustedes reciban consuelo y puedan soportar como nosotros cuando pasen por los mismos sufrimientos. 7 Firme es nuestra esperanza respecto a ustedes, pues sabemos que así como participan en nuestras aflicciones, también participan en nuestra consolación. (2 Corintios 1:3-7 RVC) 

Este pasaje nos abre los ojos a dos misericordias y bendiciones que Dios nos da y a las que hoy, la Teología de la Prosperidad nos está aislando e insensibilizando: el sufrimiento y la comunidad….específicamente, el sufrimiento EN comunidad.

Pablo nos revela aquí dos aspectos importantes de su relación con la iglesia en Corinto: 1. su admisión de su sufrimiento personal que es consolado por Dios y 2. la bendición de poder compartir esa experiencia con su comunidad de fe (la iglesia corintia) para que a través de ese compartir, venga un consuelo comunitario que al final, glorifica a Dios. Lee el resto de esta entrada

¿Tienes miedo de sufrir? Sufrirás….¡para Su Gloria y tu gozo!


Este no es un mensaje popular.  Llevar nuestra Cruz y la carga ligera que Jesús nos ofrece no vende muchos libros, discos o llena estadios. Sin embargo, es el medio y camino precioso que Dios escogió para cada uno de nosotros, porque es el que El definió desde antes de la creación del mundo para nuestra salvación y reconciliación con Él a través de la vida, muerte y resurrección de Jesús.

Si queremos glorificar a Dios en nuestras vidas de verdad…¡pero de verdad!, aprendamos sobre el sufrimiento de una manera bíblica y honesta.

A %d blogueros les gusta esto: